.

domingo, 25 de marzo de 2018

Me encantaría verte, feliz.

Por una vez,
por una vez
se han quedado dentro atrapados
en mi pecho tantos planes
en mi cabeza tantos sueños
en mi garganta tantos nudos
al saber que todo lo que imaginé,
por última vez, no pasará.

¿Por qué?
¿Por qué a mí?
Sigo sin creermelo
esperando por inercia un mensaje que no llegará.
¿Cómo se limpia todo este desastre?
¿Qué hago yo con tantos futuros si ninguno es contigo?
Aquí sigo varada, llorando
sabiendo por primera vez, sincera,
lo que se siente al echar de menos
cuando todo cae de golpe,
sintiendo
tristeza y amor infinito
hacia lo que me hiciste sentir
a pesar de todos los monstruos en tu cabeza.
Mi piel no entiende nada,
está callada
preguntándose quién soy
por qué volví.
He sido feliz.
El aire que respiro se esfuma,
me ahogo,
los pulmones se secan
esperando ver cómo florecen
jardines en medio del mar
tras dos horas de lágrimas y versos.
Siento dolor feliz,
porque serás feliz sin mí
siento frío dentro
habitando todos mis agujeros
mientras, cierro la página de nuestro cuento.