.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Marzo

Me paro a pensar en medio de este ruido,
me paro a pensar que el mundo baila a mi alrededor mientras mi piel se desgasta
entre humo y paredes de soledad blanca.
Sacadme a bailar,
enseñadme el ritmo de los días que no se dejan llevar por la rutina.
Trabajo ocho horas al día,
busco constantemente mi libertad
y a veces me ahogo en charcos de agua negra
con complejo de inferioridad.
Respiro por inercia
y caigo sin necesidad,
desafiando cada segundo a la gravedad de los problemas dentro de mi cabeza.
Desato las alas en otras espaldas mientras las mias piden unas vendas que las ayuden a volar,
unas manos que quieran agarrar
una vida de risa y paz.
Soy de barcos y no de anclas,
pero cuando llego a buen puerto
me nacen flores del pecho
y así inicio el vuelo.
Me han visto brillar
y aún hoy sigo buscando
en cualquier atisbo de luz motivos para avanzar
persiguiendo sueños con estos versos
dejando atrás la oscuridad.