.

martes, 23 de mayo de 2017

Oklahoma

Ellas son toda la arena
que requiere mi playa,
la arena a veces mojada
y preparada para construir
nuestro propio castillo de arena
donde sentirnos eternas, vivas y a salvo.

Ellas son la paz en medio de Valencia,
tumbadas en el mar
sin nada más dando vueltas.

Ellas son el faro que da luz. que alumbra
y guía todos y cada uno de los pasos
que damos, siempre hacia delante,
nunca retrocediendo si no es para darnos la mano.

Su abrazo sí es casa y su pecho aunque no lo crean
guarda una primavera y un verano constantes
incluso cuando quieren besarme todos los vendavales.
No hay estación que nos pare.

A veces pienso que el destino
me tiene reservado algo maravilloso
pero sin creer en las casualidades
me han dado mil causas y efectos especiales.

"Solo quedará sin probar un sentido,
el del ridículo por sentirnos libres y vivas"
Que nadie lo entiende
pero somos locura
y nos curamos bebiéndonos a sorbos la vida.

jueves, 18 de mayo de 2017

Ich vermisse dich

Estoy escribiendo esto como grito mudo
a oídos sordos. Simplemente porque lo siento
porque lo creo y porque a pesar de todo
sigo aprendiendo.
No sé muy bien si hay que decir te echo de menos
si lo necesitas o si de verdad te vas a sentir más
liberado sabiendo que estás haciendo las cosas
lo mejor que puedes.
Me negué más de una vez que tú ya no,
incluso también que me volvías a pasar
y a pisar mientras acurrucada en mis miedos
seguía sosteniendo los tuyos
y tú buscando tablas en otros mares
que te acariciaban el pelo mientras
yo sola temblaba de frío porque estabas lejos.
Sentí irá por no reconocerme delante del espejo
por sentirme vulnerable delante de ti
aun sabiendo que no era cierto
que no eramos, que solo pasábamos de paso
por probar, quizás, a cruzar con el semáforo en rojo.
Hasta quemarnos.
No conociste nunca la sinceridad y también fui víctima
y verdugo y joder, vaya mierda ver la obra desde ambos lados.
No voy a ponerme limites y olvidaré
todas y cada una de las barreras
que tú le pusiste a mis ganas
y a la unión entre nuestras manos.
Olvidaré lo que no supiste contarme
ni valorarme y haré caso a quien no quiere olvidarme
haciendo de tripas más tripas
con mi corazón tirado por las esquinas.
Qué triste ocultar en tu vida a alguien que le da luz,
qué triste lo del ombligo propio, lo de usar y tirar a mí no me va
qué triste tu disfraz de amor propio sin ser capaz de amar.
Estoy en la tristeza de color azul
negociando conmigo misma
que me están salvando otras pieles
que no son de cordero
y que lloran de verdad
y no lágrimas de cocodrilo.
Y por supuesto, claro que lo acepto.
Bienvenida a tu propio duelo.

domingo, 7 de mayo de 2017

Sed

Tengo la boca seca de tanto tragar
de callarme y gritar al aire
de hablar con mis miedos,
con mi conciencia, 
la misma que se pierde en una caricia.

Tengo sed.
Sed de mí, antes de ti,
sed de mi contigo
sed de aire limpio
sed de promesas
y delirios.
Sed de huida
sed de abrazo casa en cualquier punto de mis planetas.
Tengo sed de agua salada y arena caliente.
Sed de vida,
sed de risa de niño, 
inocente y humilde
sin saberlo.
Tengo sed de manos secas que enlacen con la mia
sed de paz
sed de barro
sed de bosque
sed de barco
sed de ser ancla
que no se ancla
ni aunque llegue al fondo del mar.

Tengo sed de supervivencia
de colonizar una playa desierta
en una habitación en la que no 
caben nuestros corazones rotos y ansiosos.

Sed de llorar hasta secarme 
entrando en un circulo vicioso
que me mantiene a salvo.
Sed de ojos lluvia que refrescan
las vísceras dañadas y las curan.

Tengo sed de escribir estos versos
sed de ideales y principios
sin finales que maten a la hipocresía
que tiñen de negro cada día.

Sed de no sentirme así.
Sed de mí, antes de perderme.